La nueva ola del emprendimiento

“Todo negocio que no está orientado a la tecnología está destinado a fracasar” esta es una frase que eh escuchado últimamente y pienso en  Tecnología, negocios y emprendimiento ¿Qué tan importante son las nuevas tecnologías para los emprendedores? Por que vaya que estamos muy acostumbrados a la tecnología, no podemos vivir sin nuestros Smartphones y en el trabajo es impensable poder avanzar en los pendientes sin el correo electrónico o el internet.

Bueno es sobre este tema que hoy les comparto un artículo de mis amigos de TOPTAL escrito por  MATT SWANSON – MANAGING PARTNER @ SILICON VALLEY SOFTWARE GROUP   #CEO #Entrepreneur #SiliconValley  donde analizan el papel que tiene actualmente la tecnología en relación a la creación de nuevos negocios…

 

La nueva ola del emprendimiento.

La economía del siglo XXI, con un coste de varios billones de dólares, ha permitido que la tecnología tenga una mayor apertura. Esta ha sido impulsada por tendencias que han cambiado la naturaleza de los empresarios; especialmente, cómo estos serán caracterizados en un futuro. Asimismo, serán los ejecutivos industriales con potencial en el ámbito tecnológico, los más demandados por startups emergentes.

En el 2007, Apple reformó completamente la industria tecnológica con el lanzamiento del iPhone. Es difícil imaginar que tan sólo han pasado ocho años desde el lanzamiento del primer smartphone mejor vendido, sin embargo, no se puede negar su impacto en todo el mundo. Más allá de la creación de una nueva dimensión científica, surgió un fenómeno mundial que cambió tanto el destino de los teléfonos móviles como el de la industria tecnológica. Mediante la creación de tecnología intuitiva para las masas, los consumidores empezaron a verla como algo más que una simple herramienta laboral. Economistas, abogados, médicos, ingenieros y personas de todos los sectores económicos no sólo tenían una herramienta para la productividad, sino una indispensable pieza tecnológica que adoptaron como algo indispensable en sus vidas.

Por eso mismo, estos consumidores pueden ahora apuntar hacia ahora hacia un nuevo estándar de ciencia utilizable. Hay que recordar que la tecnología es un fenómeno cambiante que necesita de constante renovación. El software legal engorroso que no permita al abogado buscar casos fuera de la oficina ya no es aceptable. Para aquellos fuera del silo de Silicon Valley, entre las conversaciones que se pueden escuchar durante el almuerzo, un trabajador podrá decir: “¿No sería bueno si hubiera una aplicación para… ?”. Por desgracia, estas conversaciones ocurren a menudo demasiado lejos de los oídos de Silicon Valley; que todavía está dominada por la charla de lo que será el próximo WhatsApp o Instagram. Aun así, un nuevo tipo de empresario está emergiendo y reaccionando a los retos que desafían a su sector. No obstante, a pesar de que estos empresarios cuenten con bastante iniciativa y con oportunidades de hacer un impacto para cambiar el mundo, muchas veces, estos ejecutivos no encajan dentro del arquetipo fundador que muchos inversores de Silicon Valley buscan.

Décadas anteriores vieron cambios similares en las caracterizaciones del empresario. Durante los años 90, cobra auge el MBA de Harvard el cual aplica técnicas de gestión tradicionales para aprovechar las tecnologías novedosas de internet. Por otra parte, la primera década del siglo XXI trajo consigo la “Ciencia de la Computación de Stanford de 22 años” la cual aplicó tecnología a una industria inestable. Ahora, en esta década, estamos respondiendo a una nueva ola de la iniciativa empresarial compuesta por ejecutivos de la industria de la ciencia, con la intención de impulsar la tecnología aún más y deshacerse de cualquier industria no tecnológica.

Durante los últimos 2 años he tenido la oportunidad de ver de primera mano este cambio como el socio gerente de Silicon Valley Software Group (SVSG), una firma de directores enfocada en ayudar a las empresas con su estrategia de tecnología. SVSG ha visto empresarios que van desde productores de cine y vocalistas de las bandas de rock más famosas, hasta ejecutivos de viajes y gerentes de fondos; todos tratando de mejorar en su área a través del uso de la tecnología. Después de una serie de compromisos similares, surgieron algunas observaciones:

En cada compañía, los empresarios miran como la adopción de la tecnología crea nuevas oportunidades. Por consiguiente, los ejecutivos se concentran en un producto en específico el cual surja de esta apertura científica. Sin embargo, he podido notar que estos empresarios no tenían mayor experiencia con la tecnología. Es más, la mayoría de estos empresarios no tenían conexiones pertinentes con la comunidad de Silicon Valley. Y fue entrar a este círculo lo cual les permitió darse cuenta de las oportunidades que la ciencia de la tecnología presenta.

La combinación de capital de crecimiento, el talento multidisciplinar y mentores que fomentan mejores prácticas en base a cómo crear un hiper-crecimiento, es comúnmente dado por sentado por empresarios que forman parte del ecosistema. Sin embargo, la desconexión entre los que forman parte de Silicon Valley y los que se encuentran afuera es impactante. Muchas de las empresas que SVSG ha encontrado no tienen la capacidad de reunir capital estratégico en un primer inicio debido a que sus negocios son demasiado arriesgados en cuanto a ciertos errores comunes que las compañías de Silicon Valley no cometen. Por esto mismo, conceptos tan simples como la metodología de lean startup son bienvenidos para impulsar a estos empresarios no nativos de Silicon Valley.

Estos nuevos fundadores tienen ahora como misión crear un vínculo más fuerte con Silicon Valley. Hasta la fecha, esto se ha visto obstaculizado debido de la mentalidad estrecha de esta región. Sin embargo, las fuerzas del capitalismo se impondrán y estos nuevos empresarios encontrarán su propia comunidad para colocarse alrededor. Los inversores de Keen guiarán a la manada y aprovecharán los mercados existentes para generar el cambio. Incubadoras y aceleradores surgirán con enfoque en los empresarios con experiencia en la industria tecnológica. Nos encontramos en un boom de tecnología el cual ha permitido la apertura de un sinnúmero de maneras de aplicar esta a industrias las cuales no han demostrado ningún cambio en las últimas décadas. Para los que están sentados en la oficina de la esquina, ha llegado el momento de salir porque hay mercados para interrumpir.

https://www.toptal.com/it/la-nueva-ola-de-la-empresarialidad/es

 

Anuncios

El triángulo dramático de las empresas

DRAMA!!  Podemos decir que  no es  exclusivo del teatro y la television , definitivamente siempre podremos encontrar un poco de drama en nuestras vidas, sin embargo,  ¿a que punto nos estamos pasando ? … ahora , creen ustedes que haya drama en las empresas o centros de trabajo?

Bueno , Hoy encontré un articulo muy interesante en la pagina de “emprendedores.es” donde hablan sobre el triangulo dramático que existe en las empresas  y los roles que influyen  y generan esta situación; espero les guste y aprendan a reconocer a los compañeros (o ustedes mismos)que estén voluntaria o involuntariamente creando  Drama..

Salvador, víctima y perseguidor: el triángulo dramático de las empresas

Fue el psicólogo Stephen Karpman quien observó 3 tipos de roles que enturbian las relaciones interpersonales en las distintas organizaciones: el de salvador, el de víctima y el de perseguidor. Cuando éstos se imponen en una organización acaban por intoxicarla.

Lo mejor es negarse a entrar en el juego desde el principio, pero no siempre sabemos detectar nuestros propios impulsos ni los de los compañeros. El psicólogo Stephen Karpman identificó 3 estados del yo que afectaban a las relaciones interpersonales en todos los ámbitos, también en el empresarial. Se trata de las personas que ejercen el rol de salvador, el de víctima y el de perseguidor, papeles que asumimos muchas veces sin darnos cuenta porque, en el fondo, son estrategias equivocadas para ganar afectos o sobrevivir en una organización. Para representarlo, el psicólogo recurre a un triángulo cuyos vértices ocupan los distintos roles. Si se habla de triángulo dramático es, no sólo porque son actitudes que tienden a enquistarse, sino también porque se corre el riesgo de traspaso de una persona a otra cayendo así en un círculo vicioso de carácter casi patológico

Cómo identificarlos

El salvador es aquella persona que se impone la obligación de resolver problemas ajenos. Suelen ser personas que ofrecen su ayuda amablemente, pero en lugar de enseñar a resolver un problema, lo solucionan ellos directamente sin necesidad aparente de que el mérito trascienda en las altas esferas. Cuando ve que le sobrepasan las ayudas, suele lamentarse de sobrecarga de trabajo y del escaso agradecimiento de los compañeros.

La víctima sería una persona que acepta una responsabilidad sabiendo que no está preparada para ello. Antes que asumir y reconocer su déficit, prefiere que otro-el salvador- le resuelva el problema. Al principio se muestran agradecidos, pero a la larga desarrollan un sentimiento de inferioridad y baja autoestima que se vuelve contra los demás.

El perseguidor es aquel que parece quedarse fuera de juego pero, sin embargo, lo observa y juzga todo. Tonto el salvador, que le hace el trabajo a la víctima, cara dura esta, que se atribuye logros inmerecidos, y él que está ahí para desenmascarar a todos y poner las cosas en su sitio.

El círculo vicioso

Los tres roles mencionados resultan perniciosos por subyacer en ellos distintas formas de manipulación, pero también porque no son inamovibles sino que suelen tornarse intercambiables cuando se impone algún cambio en la organización. Pongamos por caso que el salvador se ausenta, por el motivo que sea, una temporada del trabajo. En este supuesto el perseguidor puede optar por mantenerse en su papel o asumir el del salvador inicial quien, ahora resentido por tanto reproche previo y el aislamiento actual, pasa a desempeñar el papel más agresivo de salvador. Así es como los que entran en el juego acaban atrapados en él, porque entran en un tipo de relaciones co-dependientes que terminan por generar conflictos en la empresa.

Cómo salir del juego

“Como las personas cuando interpretan en su vida cualquiera de estos tres papeles del Triángulo Dramático sufren un gran desgaste emocional en las relaciones interpersonales y se sienten mal, lo habitual es que traten de cambiar de papel en la situación que les genera sufrimiento”, puede leerse en un artículo de Fernando Alberca en Cuida tu salud emocional, donde se trata este tema con mayor detenimiento.

El referido artículo recoge 3 vías para corregir y desprenderse de este tipo de actitudes:

De salvador a ayudador empático: Conservar la capacidad de ayudar, pero enseñando para que cada cual resuelva sus propios problemas. Para ello hay que aprender a decir no y establecer límites, para no asumir demasiadas cargas ajenas.

De víctima a responsable: Si necesitamos ayuda, lo inteligente es pedirla, pero nunca desentenderse del aprendizaje ni de la búsqueda autónoma de soluciones. Es decir, adoptar una actitud activa y, si la ayuda pedida no llega, arriesgarse a arbitrar una solución, aunque sea equivocada.

De perseguidor a asertivo: Una persona asertiva respeta el derecho del otro a tomar sus propias decisiones, pero también defiende su propio derecho a poner límites. Conviene, además, aprender a decir lo que se piensa sin herir y procurar resolver los conflictos por la vía del diálogo y la negociación.

Decía el escritor y economista Fernando Trías de Bes en uno de sus artículos publicados que “España es un país lleno de salvadores. Nuestro carácter abierto y amable, sumado a un mal entendido afán por complacer, nos convierte en perfectos jugadores de salvación. Pero aun así estamos rodeados de víctimas. Las personas que juegan de forma habitual al rol de víctima son peligrosas, tanto desde un punto de vista profesional como emocional. Son personas que constantemente están exigiendo más de lo que procede… Es preciso tener la valentía de desvelar los juegos antes de que se produzcan, así como detectar personas con las que no es recomendable jugar. Apártense de ellas”.

http://www.emprendedores.es/gestion/triangulo-dramatico-empresa